El Cáncer

El cáncer es una enfermedad que ocurre cuando las células del cuerpo se dividen y se duplican sin control. No es contagioso, y en la mayoría de casos el cáncer no es causado por agentes patógenos como las bacterias o los virus. 

Veamos una explicación más detallada. Nuestros cuerpos están hechos de millones de células, y cada una tiene un trabajo específico para mantener la salud del cuerpo. Por ejemplo, las células del hígado eliminan toxinas y venenos de la sangre, y mantienen limpios los contenidos de la sangre. Cuando las células del hígado están abrumadas, no pueden eliminar todas las toxinas de la sangre y esas toxinas dañan a otras células en el cuerpo. Esto es lo que ocurre cuando alguien es envenenado. Las células del hígado están abrumadas y no pueden filtrar la sangre.

Cuando una persona tiene cáncer de hígado, las células cancerígenas no ayudan a las células sanas del hígado a filtrar la sangre. Por eso, las otras células se ven abrumadas mucho más fácilmente, con pocas concentraciones de toxinas. Esto empeora debido a que las células cancerígenas se dividen y duplican muy rápidamente, formando un tumor que lucha contra las células sanas para conseguir espacio y nutrientes.

El cáncer es especialmente peligroso cuando se metastatiza, que es cuando se propaga a otros órganos. Entonces se vuelve difícil de tratar porque ya no está en una única ubicación, y puede propagarse a partes del cuerpo donde es difícil de detectar o de tratar, como el cerebro.

El cáncer no es raro. La Sociedad Americana del Cáncer estima que una de cada dos personas será diagnosticada con cáncer en su vida, y que una de cada cinco personas morirá de un cáncer invasivo. Es importante vigilar su cuerpo para buscar indicios y hacerse exámenes para detectar el cáncer. Cuanto antes se detecte, más fácil es tratarlo y más probable es que sobreviva.

Indicios y Síntomas

Hay una variedad de indicios potenciales del cáncer, y es importante ver a un médico rápidamente si tiene indicios o síntomas persistentes. Sin embargo, también es importante recordar que estos indicios no son exclusivos del cáncer, y podrían estar relacionados con otro problema de salud. Los síntomas del cáncer incluyen:

  • Cansancio y fatiga

  • Una bolita o área densa bajo la piel

  • Cambios en los hábitos intestinales o de orinar

  • Tos persistente o dificultad al respirar

  • Dificultad al tragar

  • Cambios de peso drásticos y no intencionados

  •  Indigestión o molestia persistente después de comer

  •  Cambios en la piel, incluyendo cambios en el tamaño, la               forma, el color de un lunar o una lesión, o bultos o llagas               que no se curan

  •  Hemorragia o moretones inexplicados

  •  Fiebres o sudores nocturnos persistentes

  •  Dolor persistente e inexplicado en los músculos o                           articulaciones

El cáncer de piel, el cáncer más común en los Estados Unidos, puede ser reconocido por el cambio en el tamaño, la forma, o el color de un lunar o una lesión, o por crecimientos anormales o llagas que no se curan.

Factores de riesgo

La Sociedad Americana del Cáncer estima que una de cada dos personas será diagnosticada de cáncer en su vida, pero hay varios factores de riesgo que pueden aumentar el riesgo de contraer cáncer.

  • Historia familiar de cáncer

  • La edad

  • Los hábitos y el estilo de vida

    • Fumar

    • La falta de ejercicio

    • Una dieta pobre

    • El consumo excesivo de alcohol

  • Condiciones médicas preexistentes

    • La obesidad

    • La colitis ulcerosa

  • El entorno

    • La exposición a radiación

    • Mucho estrés

El tratamiento

Hay muchos métodos para tratar el cáncer, dependiendo del tipo y la severidad del cáncer específico que un paciente tenga. A continuación hay una lista de posibles opciones de tratamiento:

  • La cirugía

      La cirugía es un método común cuando el tumor, el grupo de células cancerígenas, se encuentra en un lugar que puede         ser extirpado con una operación. Un método conocido para el tratamiento del cáncer es una mastectomía para el               cáncer de pecho. La cirugía también es un método común para el tratamiento del cáncer de piel.

  • La quimioterapia

      La quimioterapia es el uso de medicinas para tratar el cáncer, y puede ser usada para casi todos los tipos de cáncer.

  • La radioterapia

      La radioterapia es el uso de rayos radioactivos, como rayos X, para matar las células cancerígenas. La radiación puede        ser producida por una máquina externa o por una crema o metal aplicado al cuerpo.

  • El trasplante de células madre

      Las células madre son las células que crean las otras células. Un ejemplo de células madre es la médula ósea, que es la        que produce los componentes de la sangre. En trasplantes de células madre, las células que están produciendo células          cancerígenas son reemplazadas por células madre sanas del paciente o de un donante.

  • La inmunoterapia

      La inmunoterapia es cuando el sistema inmune del paciente es utilizado para tratar el cáncer. La inmunoterapia enseña

      al cuerpo a ver el cáncer como una amenaza y a atacarlo.

  • La terapia hormonal

      Algunos tipos de cáncer, como los cánceres de pecho y de próstata, son alimentados por las hormonas del cuerpo. La          terapia hormonal puede ser usada para detener el crecimiento de estos tipos de cáncer, reemplazando la hormona que        el cáncer necesita, o bloqueando los efectos de las hormonas.

La prevención

Aunque no hay una manera garantizada de evitar el cáncer, hay varias cosas que se pueden hacer para bajar su riesgo.

1. Use protección solar

    El cáncer de piel, el cáncer diagnosticado con más frecuencia en los Estados Unidos, es causado por la radiación                  ultravioleta (UV) en la luz del sol, así que minimizando su exposición a los rayos UV usando ropa de protección y un filtro          solar de factor treinta como mínimo puede disminuir mucho su riesgo de contraer cáncer de piel.

2. Deje de fumar

    Las personas que fuman son 25 veces más probables de contraer cáncer de pulmón que las personas que no fuman.              Además, aunque fumar es la causa más visible del cáncer de pulmón, fumar está correlacionado con una variedad de            cánceres, incluyendo los cánceres de estómago, de hígado, de boca y de garganta.

3.  Haga ejercicio con regularidad

     Se sabe que el ejercicio frecuente baja el riesgo de contraer cáncer. Una buena meta es hacer treinta minutos de ejercicio       cada día. Este ejercicio puede ser correr o caminar a paso ligero por su barrio durante treinta minutos, o caminar a paso         ligero mientras hace la compra en el supermercado.

4. Coma una dieta sana

    Las frutas y vegetales tienen nutrientes, como vitaminas y minerales, que pueden ayudar a su cuerpo a evitar el cáncer. El          calcio es muy importante, y se encuentra en la leche también. Además, trate de limitar la cantidad de carne roja y                  procesada que come, como la carne de vaca y las salchichas.

5. Mantenga un peso sano

    Estar con sobrepeso o ser obeso puede aumentar mucho su riesgo de contraer cáncer, así que es importante que mantenga      un peso sano haciendo dieta y ejercicio.

6. Evite el consumo excesivo de alcohol

    Si escoge beber alcohol, limite la cantidad de alcohol que bebe. Los límites recomendados por la Clínica Mayo son una          bebida por día para mujeres de cualquier edad y para hombres que tienen más de 65 años, y dos bebidas por día para        hombres que tienen 65 años o menos. 

7. Pida citas para hacerse pruebas para detectar el cáncer

    Hay pruebas para buscar muchos tipos de cáncer y encontrarlo en sus estados más tempranos. Los cánceres que son              encontrados en su primera fase son más fáciles de tratar y tienen un nivel de supervivencia más alto.

    El cáncer de pecho, que representa un 30% de los casos de cáncer en mujeres, no muestra síntomas en sus fases más              tempranas. Muchos de los casos tempranos de cáncer de pecho son encontrados y diagnosticados por mamografías, que        son pruebas no invasivas para detectar el cáncer de pecho.

    La “Best Chance Network” es un programa dedicado a disminuir las muertes por cánceres de pecho y de cérvix gracias a

    la prevención y detección tempranas. Si usted es una mujer que tiene entre 21 y 64 años con ingresos familiares bajos,            puede ser eligible para que le hagan pruebas gratis para detectar los cánceres de pecho y de cérvix en la “Best Chance          Network”.

    Para aprender más, o averiguar si usted es eligible, llame al 1-800-450-4611

8. Pregúntele a su médico sobre las vacunas

    Hay algunos virus que pueden aumentar mucho su riesgo de contraer cáncer. Afortunadamente, existen vacunas para varios      de estos virus, como el virus del papiloma humano. La Sociedad Americana del Cáncer ha determinado que la vacuna del      virus del papiloma humano puede reducir el riesgo de contraer cáncer de cérvix en un 80%, y que con el uso de pruebas y      la vacuna, el cáncer de cérvix es casi un 100% evitable.

    Según la Sociedad Americana del Cáncer, el 55% de casos del cáncer colorrectal en los Estados Unidos es debido a              “factores de riesgo potencialmente modificables,” incluyendo la obesidad, la falta de ejercicio, fumar, el consumo de una          cantidad alta de carnes rojas y procesadas, el consumo bajo de calcio, el consumo excesivo de alcohol, y el no comer            suficientes frutas y vegetales.

    La Sociedad Americana del Cáncer también estima que la mitad de casos de cáncer de riñón podrían ser evitados                simplemente con perder peso y dejar de fumar tabaco. 

Los niños y el cáncer

El cáncer no es una enfermedad exclusiva de los adultos. En los Estados Unidos, el cáncer es la segunda causa principal de muerte en niños y adolescentes menores de 15 años.  Está previsto que unos 1.190 niños y adolescentes mueran de cáncer en 2021.

Si usted es un padre y su hijo o hija está enfermo constantemente o tiene síntomas de cáncer, llévelo/la al doctor.

La leucemia es el cáncer más común entre los niños, y representa un 28% de los cánceres de la niñez. Los síntomas más reconocibles de la leucemia son fiebre, infección, sangrar y magullarse fácilmente, fatiga, y palidez.

Fuentes de información: